Cosas que los nietos deberían saber.

Imagen

Siempre he encontrado muy cursi, exagerado y poco realista eso de “este libro me cambió la vida”. Todas tenemos nuestras lecturas de referencia y, depende de quién, el oráculo puede oscilar desde Ana Karenina a El Diario de Bridget Jones. O sea, que me parece un criterio literario bastante poco fiable.

Vengo hoy, sin embargo, a recomendarles con gran entusiasmo un libro autobiográfico que no tiene nada que envidiar al del muy vivido Justin Bieber.

Comprar este libro podría parecer una cosa de hipsters, como para regalar en un cumpleaños malasañero y quedar guay por lo novedoso de su diseño (no se parece a ningún otro libro que yo haya visto), lo inusitado de su autor (un cantante más o menos underground) y el carácter indie de la editorial, Blackie Books (nombre enternecedoramente inspirado en un can). Todos estos prejuicios me asaltaron igualmente que a muchos de ustedes. Y sin embargo, creánme, resultó tener un efecto terapeútico mucho más duradero y enriquecedor que el del Lexatin. Además, no deja resaca.

Este libro es la descarnada crónica en primera persona, nada maquillada, de la vida de Mark Everett aka “E”, cantante de Eels. Un tipo al parecer muy laureado, auténtico y tal, al que yo, confieso, apenas conocía por una canción que forma parte de la banda sonora de ese icono de los 90 llamado Trainspotting.

Sin ser fan yo de E ni nada de eso, me dispuse a comprar el libro alentada por una amiga. Desde ya las animo a compartir sus descubrimientos culturales con sus allegadas, es mucho más enriquecedor que la Wikipedia.

Confieso que leí Cosas que los nietos deberían saber en una época particularmente jodida en lo personal y lo profesional, y que leerlo fue como meterme durante varios días en una bañera de agua caliente con una copa de vino.

No porque sea complaciente (que no lo es), ni de autoayuda (término espantoso y vergonzante), ni positivo (basura marketiniana para encandilar a incautos)… simplemente está escrito por un tío bastante atormentado y neurótico, con poca suerte fuera del mundo de la música, que te cuenta sus peripecias -algunas verdaderamente dramáticas-, lo disfuncional de su familia y de sus relaciones amorosas… para acabar concluyendo, sin atisbo de idealismo, que la vida es un regalo maravilloso aunque venga envuelto en un papel de los chinos, sin garantía, sin instrucciones y sin pilas de repuesto.

No voy a desvelar aquí más sobre el contenido del libro, creo que basta con decir que lo he regalado a varias personas a las que quiero de verdad cuando las he visto en un mal momento.

Lean Cosas que los nietos deberían saber, aunque lleguen a la menopausia sin vástagos. Serán un poco más felices, más sabias y más benévolas consigo mismas.

Anuncios

2 pensamientos en “Cosas que los nietos deberían saber.

  1. Reconozco que, contra todo pronóstico, me acerqué a él sin prejuicios y, después de leerlo, lo mejor creo que es el título. Será que no lo leí en una época suficientemente atormentada, no sé, me parece un globito hinchado. Ahora, a Blackie Books le ha dado todas las alegrías. Se ve que como editora no tengo precio.

  2. Querida menda, su criterio literario merece todos mis respetos. A mí el libro me pareción encantador, muy sano y me ha dejado grabado frases impagables como “Todas mis ex novias están locas”. Los de Blackie Books tienen mucho ojo, sospecho que conocen las inquietudes de toda una generación.

Si deja un comentario, salvará a un gatito de ser sacrificado

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s