Paula Bonet

Amo la obra de Paula Bonet. La delicadeza de sus ilustraciones, combinadas con textos poéticos y técnicas cercanas al collage la han convertido en una de las artistas más interesantes del panorama actual.

IMG_6442

Paula pinta sobre papel, lienzo, murales, cartones, paredes y lo que le echen. Su obra tiene mucho de autobiográfico. Emplea el autorretrato y referencias a sus propias vivencias.

PaulaBonetWC errhe_web1

Sus ilustraciones hablan de amor, desamor, viajes, infancia y de la condición femenina. O eso me parece a mí. Aunque si le preguntamos a ella, igual nos dice todo lo contrario. Son recurrentes las referencias a los artistas a los que admira, como Wes Anderson o sus escritores favoritos.

paulabonet i petit c3a7diptic Paula bonet bx

Empezó con el óleo y terminó con el bolígrafo, las acuarelas y la tinta china. El resultado: juzguen ustedes mismas. Precioso a mi parecer.

paula-bonetnn plural-inclusiu-_baix_-paula-bonet paula12 images

Podéis seguir a Paula en Facebook, donde es muy activa. Encontrarte material nuevo de esta artista (siempre exquisito) en una red cada vez más manida y poco novedosa siempre es un soplo de aire fresco.

paula-bonet

Aprovecho para comunicar a mis familiares y conocidos (y por qué no: desconocidos), que si están pensando en hacerme un regalo: aquí. Grasias de antebraso.

Besos y girl power, queridas. El de Paula Bonet, el suyo y el mío.

Anuncios

Cómo ser mujer

Maquetaci—n 1

El principal valor de este libro (que no es poco) reside en que nos obliga a hacernos una incómoda, pero necesaria pregunta: ¿Soy feminista?

Cómo ser mujer nos invita, bajo un tejido de chascarrillos más o menos afortunados, a realizar una profunda reflexión sobre nuestra condición femenina, autopercepción y prejuicios de género. Sin autoengaño ni complacencia: Caitlin Moran es como esas amigas que te dicen grandes verdades, aunque jodan: como que has engordado, que tu novio es un imbécil, que ese vestido es horrible o que te cabreas demasiado fácilmente. Mis amigas favoritas, en realidad.

Caitlin me cae bien, con su gran culo, su pelo cardado y sus maneras de camionero. Me encantaría irme de copas con ella. Es una tipa divertida y con un par. Más allá de esto, no encuentro muchas cualidades literarias en un libro que mezcla el ensayo y lo autobiográfico y que mi querida editorial Anagrama nos ha vendido como el manifiesto feminista del S.XXI con demasiadas pretensiones.

16149CaitlinMoran__604X327

El comienzo de Cómo ser mujer es prometedor, pero como la cerveza, va perdiendo fuelle y acaba semejándose a otros decepcionantes títulos de chic-lit. En su empeño por ser divertida, acaba cayendo en la autocomplacencia, la egolatría y un tufillo a Bridget Jones que aporta más bien poco.

Es impagable sin embargo, la narración de su despertar a la sexualidad como una chica extremadamente gorda, extremadamente pobre y extremadamente ingenua en un barrio obrero de Londres. Nos reímos y nos reconocemos en su torpeza, disfuncionalidad social, desengaños amorosos y penosa incursión en el mundo laboral.
Moran carece totalmente de esa horrenda cualidad femenina de sentir la necesidad de pedir perdón por todo. Esta y otras actitudes de la autora, me parecen sumamente aplaudibles.

Moran-afirma-que-En-Cómo-ser-mujer-ha-escrito-un-libro-sucio-sobre-el-feminismo-697x1024

Caitlin también hace interesantes y poco políticamente correctas reflexiones sobre temas como el aborto, el matrimonio, la maternidad, los coqueteos en el trabajo y el patriarcado. Sobra sin embargo, el adoctrinamiento sobre depilación púbica o ropa interior, pues opino que es un terreno en el que cada cual debe hacer lo que le plazca y que tiene más que ver con la estética que con la ideología, cosas que jamás me han parecido incompatibles.

El libro está salpicado de anécdotas sobre su prematura vida marital con un periodista de Melody Maker, su poco convencional maternidad, sus desaciertos estilísticos y escarceos nocturnos con estrellas como Lady Gaga, que resultan amenas pero tampoco nos cambian la vida.

Hacia el final de la lectura, una descubre que la articulista de tv y periodista musical tardó cinco meses en escribir lo que pretende ser la obra de referencia del nuevo feminismo. Y entonces una lo entiende todo. Y es que, no se puede pretender ser la nueva Virginia Wolf en menos de lo que dura un contrato temporal.

De todas formas, si se quieren echar unas risas pueden seguir a Caitlin en twitter.
A veces es extraordinariamente certera y desde luego, no tiene pelos en la lengua. Por lo demás, Cómo ser mujer es una lectura de piscina.
A cuidarse, amigas.