Miss Apañada en Clotham

Hace unas semanas me invitaron, con gran regocijo por mi parte, a escribir sobre hombres (¡nada más y nada menos!) en el blog de Clotham.

Clotham es una bitácora sobre detalles y actitud. Un blog de moda para ellos alejado de la tendencia egoblogger, escrito por un auténtico diseñador que sabe de lo que habla, lo cual siempre es de agradecer.

La colaboración me pareció divertida ya que forma parte de la sección “Doñas“, donde mujeres dan su visión del sexo opuesto en un blog dirigido al público masculino. Y creo que el título de “Doña”, además, me va al pelo.

Así que si les apetece leer mis opiniones sobre un tema tan universal y apetecible, pueden hacerlo aquí.

Gracias a Dani por creer en mí. Y a ustedes por leerme, siempre.

cess-nicole-kidman-clive-owen-hemingway-and-gellhorn-cover-story-01-l

Anuncios

Cómo ser mujer

Maquetaci—n 1

El principal valor de este libro (que no es poco) reside en que nos obliga a hacernos una incómoda, pero necesaria pregunta: ¿Soy feminista?

Cómo ser mujer nos invita, bajo un tejido de chascarrillos más o menos afortunados, a realizar una profunda reflexión sobre nuestra condición femenina, autopercepción y prejuicios de género. Sin autoengaño ni complacencia: Caitlin Moran es como esas amigas que te dicen grandes verdades, aunque jodan: como que has engordado, que tu novio es un imbécil, que ese vestido es horrible o que te cabreas demasiado fácilmente. Mis amigas favoritas, en realidad.

Caitlin me cae bien, con su gran culo, su pelo cardado y sus maneras de camionero. Me encantaría irme de copas con ella. Es una tipa divertida y con un par. Más allá de esto, no encuentro muchas cualidades literarias en un libro que mezcla el ensayo y lo autobiográfico y que mi querida editorial Anagrama nos ha vendido como el manifiesto feminista del S.XXI con demasiadas pretensiones.

16149CaitlinMoran__604X327

El comienzo de Cómo ser mujer es prometedor, pero como la cerveza, va perdiendo fuelle y acaba semejándose a otros decepcionantes títulos de chic-lit. En su empeño por ser divertida, acaba cayendo en la autocomplacencia, la egolatría y un tufillo a Bridget Jones que aporta más bien poco.

Es impagable sin embargo, la narración de su despertar a la sexualidad como una chica extremadamente gorda, extremadamente pobre y extremadamente ingenua en un barrio obrero de Londres. Nos reímos y nos reconocemos en su torpeza, disfuncionalidad social, desengaños amorosos y penosa incursión en el mundo laboral.
Moran carece totalmente de esa horrenda cualidad femenina de sentir la necesidad de pedir perdón por todo. Esta y otras actitudes de la autora, me parecen sumamente aplaudibles.

Moran-afirma-que-En-Cómo-ser-mujer-ha-escrito-un-libro-sucio-sobre-el-feminismo-697x1024

Caitlin también hace interesantes y poco políticamente correctas reflexiones sobre temas como el aborto, el matrimonio, la maternidad, los coqueteos en el trabajo y el patriarcado. Sobra sin embargo, el adoctrinamiento sobre depilación púbica o ropa interior, pues opino que es un terreno en el que cada cual debe hacer lo que le plazca y que tiene más que ver con la estética que con la ideología, cosas que jamás me han parecido incompatibles.

El libro está salpicado de anécdotas sobre su prematura vida marital con un periodista de Melody Maker, su poco convencional maternidad, sus desaciertos estilísticos y escarceos nocturnos con estrellas como Lady Gaga, que resultan amenas pero tampoco nos cambian la vida.

Hacia el final de la lectura, una descubre que la articulista de tv y periodista musical tardó cinco meses en escribir lo que pretende ser la obra de referencia del nuevo feminismo. Y entonces una lo entiende todo. Y es que, no se puede pretender ser la nueva Virginia Wolf en menos de lo que dura un contrato temporal.

De todas formas, si se quieren echar unas risas pueden seguir a Caitlin en twitter.
A veces es extraordinariamente certera y desde luego, no tiene pelos en la lengua. Por lo demás, Cómo ser mujer es una lectura de piscina.
A cuidarse, amigas.

Hanna VS Carrie

La resaca de los Globos de Oro nos ha dejado dos protagonistas absolutas: Lena Dunham y Claire Danes.

A la primera, guionista brillante, ya le dedicamos este post  rendido de admiración.

Lena_Dunham_2012_ShankboneA la segunda la recordamos como ídola adolescente de la versión fluor-psicodélica de Romeo y Julieta de Baz Luhrmann. No creo que haya película ni banda sonora más sobada en colegios de monjas e institutos de los 90s.

juliet1

Dunham, autoproclamada voz de una generación, ha recibido el galardón a la Mejor Comedia de TV y Mejor Actriz de Comedia por la serie que dirige y protagoniza: esa suerte de Sex in the city posmoderno que es Girls.

En cuanto a Danes, desprovista ya de cualquier atisbo de malenismo, ha recogido el premio a la Mejor Actriz de Drama por su interpretación de una agente de la CIA en la muy turbardora Homeland.

Para mí estas dos mozas son las verdaderas it-girls: chicas cuyo talento va más allá de combinar (o no) los zapatos con el bolso y de fotografiarse en los photocalls de todos los saraos.

Ambas comparten una cosa: dan vida a mujeres reales, interesantes, imperfectas, complejas, llenas de contradicciones y capaces de despertar amor y odio a partes iguales. Justo como usted y como yo.

Estas dos señoritas que ya forman parte del imaginario colectivo tienen más cosas en común, además de otras peculiaridades que  las hacen únicas. Pero, ¿cuáles son?

Claire-Danes-as-Carrie-Mathison-on-Homeland-claire-danes-33161630-620-413 FE_PR_130111LenaDunhamGirls425x283

Vamos pues, con este psicoanálisis barato en el que, tal vez, podamos reflejarnos.

¿En qué se parecen y se diferencian Hanna y Carrie, protagonistas de Girls y Homeland respectivamente?

(SPOILER)

Hanna& Carrie: 10 Similitudes

1.Ambas guardan un oscuro secreto: Carrie padece un trastorno mental, Hanna es incapaz de conseguir un trabajo remunerado.

2.Las dos dependen de su familia de alguna u otra manera: Hanna económicamente, Carrie a nivel emocional.

3.Las dos se lanzan de cabeza a un romance destinado al fracaso.

4.Ambas se gustan más bien poco (síndrome típicamente femenino).

5.Las dos tienen miedo a quedarse solas, pero no tienen ni idea de cómo mantener una relación.

6.Ambas salen con terroristas de distinta clase.

7.Las dos son capaces de despertar ternura y de sacarte de quicio a partes iguales.

8.Las dos son más listas que el hambre.

9.Ambas se alimentan mal y beben demasiado.

10.Las dos son las niñas de los ojos de su papá.

Hanna &Carrie: 10 Diferencias

1.Carrie ama su trabajo. Hanna no tiene ocupación fija alguna.

2.Carrie disfruta del sexo. Hanna no.

3.A Carrie le gusta el jazz. A Hanna la música indie.

4.Hanna vive arropada por sus amigas. A Carrie no le conocemos ninguna.

5.Carrie vive en un mundo masculino. Hanna, femenino.

6.Hanna toma infusiones de opio. Carrie, litio.

7.Carrie vive desahogada, Hanna no tiene un duro.

8.Carrie viste traje de chaqueta. Hanna, trapos del H&M y ropa vintage.

9.Carrie es rubia, monilla y delgada. Hanna es morena, feúcha y regordeta.

10.Hanna suele pasear con un helado en la mano. Carrie, con una pistola.

Y a usted, ¿qué le fascina de estas dos grandes mujeres de la televisión? Dígamelo en los comments.