Cómo restaurar unas sillas estilo Luis XVI

Sí amigas, hacía tiempo que andaba detrás de unas sillas estilo Luis XVI de una forma obsesiva-compulsiva. Tenía fichadas unas en Maisons du Monde, que salían a 149 € por pieza. Y como yo quería cuatro para combinar con mi mesa Tulip de imitación, la broma ascendía a 600 leuros. Cosa mala en los tiempos que corren. Supongo me entienden.

49140122_1 111192_1

Pero, como cuando se me mete algo entre ceja y ceja no hay quien me pueda; saqué todo mi ingenio y artillería de mujer apañada para conseguir mis cuqui sillas por cuatro pesetas. Y es que a mí, nadie me quita la ilusión. Ni la crisis, ni los cerdos infames del gobierno, ni nadie. Amos.

Y he aquí cómo esta heroína doméstica, tras unos cuantos tutoriales de youtube y unos cuantos rastreos por tiendas de gangas, se dispuso a restaurar y tapizar unas sillas sin tener ni puñetera idea del fregado en el que se metía. Mi experiencia es que con un poco de amor y paciencia todo se puede, y el resultado ha sido francamente satisfactorio. Mi salón comedor no tiene nada que envidiar al de la estilista francesa de turno. Y para muestra, un botón:

silla_restaurada

DSC08901

Aquí las niñas de mis ojos en la actualidad

¿Qué les parece el resultado? Yo creo que monísimo, ¿no?

Y además, como de cabrona tengo poco, me dispongo a compartir con ustedes el proceso para que todas podamos presumir en las cenitas con los amigos.

Al lío.

CÓMO RESTAURAR UNAS SILLAS ESTILO XVI (o algo así)

Necesitará:

Unas sillas de comedor de madera. No importa cuán horrendas o rancias sean: cuando hayamos terminado, nadie las reconocerá.

Las mías las encontré en un rastrillo, 100 euros el juego de 4 piezas tras el regateo pertinente. Transporte incluido. Me gustó que la línea fuera redondeada y sobre todo, creí en ellas. Todos nos merecemos segundas oportunidades, ¿o no?

IMG_3309_2

En plena mudanza. Feas, ¿verdad?

Tela a su elección (yo combiné una estampada y otra turquesa) para el retapizado del asiento. Lo principal es que sea resistente y de buena calidad, para que pueda acoger traseros de distinto volumen y envergadura a lo largo de los tiempos, pues estará sometida a bastante uso. Una tela tipo arpillera, lino etc. Las mías proceden de un outlet de una tienda bastante chic de decoración, con telas de firma y gran calidad. Salieron por unos 50 euros aprox.

la foto (2)

Surtidito de telas. La calidad de la foto es mala. La del producto, excelente.

Cinta para rematar (lo que viene siendo pasamanería de toda la vida).

-Una grapadora de tapizar con sus grapas.

Esmalte blanco o del color que elija, rodillos y cinta de carrocero. Plástico para cubrir el suelo.

-Una lijadora eléctrica.

-Lana de acero.

-Tijeras y pegamento textil.

IMG_3611_2

El kit de la apañada

¡Comienza la tortura, yiha!

 

Lo más cansino de todo es lijar las sillas, sobre todo si, como en mi caso, están demasiado barnizadas. Recomiendo pañuelo en el pelo al más puro estilo rumana, gafas protectoras y (fundamental) una mascarilla para no tragar polvo. Lo ideal es hacerlo en un lugar bien ventilado porque se pone todo perdido. El proceso no tiene mucha ciencia: se trata de ir raspando la totalidad de la madera hasta que se vea el material original y se desprenda el barniz.

Es un proceso largo y costoso: toméselo con calma. Tenga claro que le quedarán agujetas en los brazos pero oye, también la mar de tonificados.

Una vez lijadas, se pasa un paño humedecido en jabón neutro, se deja secar y ¡listas para pintar!

Pintar

Esto ya es un poco más entretenido. Con un rodillito y un pincel, vamos metamorfoseando a nuestra querida. A mí me encantan los tonos neutros, pero si a usted le sale del potorro pintarlas de fucsia, ¿quién soy yo para impedírselo?

Con el esmalte que yo utilicé bastó una capa, ya que era bastante espeso. Si al terminar de secar observa pequeñas imperfecciones o restos de pintura, puede lijar suavemente.

Trucos: He descubierto que una simple esponja de baño es ideal para retocar zonas de difícil acceso como esquinas y bordes. Si se deciden por un esmalte acuérdense de proteger bien el suelo, porque a diferencia de la pintura normal, mancha muchísimo.

DSC04360

Pintadas ya parecen otra cosa. 

Decapar

En mi caso froté un poco con la lana de acero para darle ese aspecto envejecido y afrancesado que tanto nos gusta. Pero como comprobé que el esmalte era bastante duro de rascar, terminé cogiendo la lijadora y pasando suaves toques aquí y allá, un poco así a tocomocho. Insistiendo en los bordes, el dibujo de las patas… No quedó nada mal.

Retirar el antiguo tapizado

¡Qué ilusión! El toque final.

Cuando llegó el momento de sustituir el horrendo tapizado salmón con motivos medievales por mis telas supercuquis en tonos turquesa y beis, no me lo podía creer.

Es muy desestrasente arrancar la tela de la susodicha, piense en su jefe o en su ex. Puede ayudarse con una tijera, pero cuidado con dañar la madera. Lo ideal es quitar las grapas del anterior tapizado, aunque yo no lo hice con todas y me quedó igual de bien. Por último, se retira la cinta de remate o pasamanería (ésta suele ser fácil de eliminar al estar simplemente encolada).

IMG_3600_2

Adiós rancior, hola cuquismo.

DSC04354

La grapadora, nuestra gran amiga.

Retapizar

¿Ya tenemos las telas? Bien: calculamos la medida que corresponde a cada asiento, añadiendo siempre unos cuatro centímetros de seguridad. Cortamos y superponemos en el asiento.

IMG_3608

Y aquí amigas, ya juega mucho la maña de cada una. Tenemos tijeras, alfileres, y nuestra grapadora mágica. Se trata de ir cubriendo y tensando la tela sobre al asiento original, corrigiendo cuando sea necesario. Lo ideal es comenzar grapando por el medio de cada uno de los cuatros lados del asiento para fijar la tela, y una vez hecho esto continuar grapando todo alrededor, con esmero y corrigiendo siempre que sea necesario. Tensando siempre la tela y comprobando que no produce arrugas. No es fácil pero, ¿qué lo es en esta vida?

IMG_3612

IMG_3613

Detalle de las grapas.

Trucos: hay que tener especial cuidado con las esquinas, haciendo una doblez mínima que sea prácticamente imperceptible. Lo mismo para la parte posterior del asiento, donde se une la madera con la tela. Hay que recortar de forma redondeada los bordes., y grapar muy pegado a la madera. Y recuerde que si compra una cinta de pasamanería ancha, será más fácil cubrir las eventuales chapuzas.

En mi caso, las sillas que adquirí no eran de las que se pueden desartonillar el asiento: de ahí que me diera un poco más la lata. En caso de que consiga unas de ese tipo, tanto mejor: sólo tiene que desatornillas y grapar la tela, ¡es tan fácil como forrar un libro o envolver un regalo!

IMG_3615

Ya casi estamos.

Rematar

Por último, cortamos la tela sobrante bajo las grapas, y procedemos a colocar la cinta de pasamanería con un poco de pegamento textil y presionando con los dedos. Mi consejo es que la cinta sea lo más discreta posible y a juego con la pintura, sino podemos caer en el look abuelil.

Coloque la cinta alrededor de la parte de abajo del asiento que limita con la madera, y deje para lo último la unión trasera. Con dos trocitos de cinta tapará el desaguisado de las grapas.

IMG_3691

IMG_3690

El toque final: la cinta de pasamanería.

¡Y voilá! He aquí unas sillas únicas, vintage, chic y hechas por la menda… ¿no son una maravilla?

DSC08903

A mí personalmente, me encanta admirarlas y regocijarme en silencio, muhahahaha.

Besos y abrazos a todas las apañadas del mundo. Y si alguna se anima, ya sabe: ruegos, sugerencias y dudas en los comentarios.

Anuncios

Mueble decapado DIY

Como mujeres de buen criterio, estamos hartas de muchas cosas.

Una de ellas son los muebles de Ikea. La multiplicación de estanterías Expedit y mesas Lack por doquier ha convertido las viviendas jóvenes de este país en un prototipo de ciencia ficcion o de república comunista. En Miss Apañada no nos gustan nada los prototipos: todo lo contrario, apostamos por la diferencia.

expedit-17

Dicen que una casa habla de la personalidad de quien la habita, y yo no puedo estar más de acuerdo.

Lamentablemente, no todas disponemos de una cuente corriente como para llenar nuestro hogar de muebles de Vinçon, Roche Bobois y Habitat que digan cosas sublimes de nosotras.

Pero es que tampoco es necesario. Les aseguro que con un poco de astucia, creatividad y maña usted puede tener un pisito digno del Apartment Therapy

Y ustedes dirán, ¿cómo es eso?

¡Con los tutoriales DIY para una casa cuqui que Miss Apañada les va a proporcionar!

Comenzamos la serie con estas instrucciones para hacer un mueble decapado. Es una técnica con la que convertirán cualquier trasto demodé de cerezo barnizado en un objeto encantador, lleno de charme y estilo que sus visitas alabarán.

Los muebles decapados son uno de los estandartes del Shabby Chic, un estilo de decoración inspirado en las antiguas casas de campo inglesas que además de estar de plena actualidad, es de mis favoritos para combinar con otros estilos.

Shabby_Chic_furniture40321359133856657_maS1Ct49_c 265782815478524518_aWnzSXd9_c 116601077822442334_Gf2kIG2G_c

El shabby chic tiene ese algo destartalado, decadente y romántico que hace que una se sienta como un personaje de Jane Austen.

OrgulloyPrejuicio Jane_Austen

Y sin más, nos ponemos manos a la obra. Hágase un moño y vista sus leggings más viejos, porque nos lo vamos a currar. Merece la pena.

CÓMO HACER UN MUEBLE DECAPADO

Necesitará:

El mueble a restaurar

Mi primera recomendación es que rebusque entre sus familiares y amigos para rescatar del olvido algún armario, mesa o silla con potencial. Da igual el estado, lo que importa es que sea de madera. Y ya puestos, si tiene líneas curvas y/o algún tipo de detalle o moldura, mejor que mejor.

Si la operación rescate fracasa, es hora de buscar algún chollo en la web de segundamano.es o en rastrillos y traperos de su ciudad.

Yo el mío lo encontré en el Rastro Remar, en el madrileño barrio de Tetuán. Un armario enorme de tres cuerpos en una madera muy bonita, color miel. ¿Precio? 120 €.

Éste es el susodicho en su estado original.

antes

-Una lijadora eléctrica, o en su defecto manual.

-Pintura al agua del color que desee. Yo elegí un blanco roto pero los marfiles, grises perla, café con leche y en general tonos empolvados también son muy de bien.

PowderCoat Colors

Rodillos y un pincel para los detalles; y una bandejita para la pintura.

kit-pintar-profesional-rulo-k900021

Lana de acero para hacer el decapado y cinta de carrocero para delimitar las zonas a pintar.

lana-acero

-Unos tiradores chulos dan el toque final. Hay cientos en Zara Home, Textura y Habitat. Los míos, en forma de estrella, los compré en una carpintería de la madrileña C/Madera, donde me atendió una señora fascinante que lidera un negocio de hombres vestida de camuflaje de pies a cabeza y con una alborotada melena rubia. Bravo.

tiradores de porcelana de zara home

DSC01668

-En mi caso, compré también unas molduras con unas florecitas labradas para darle un poco de gracia a la parte de arriba del mueble, en el mismo establecimiento de la C/Madera.

Moldura

Plástico para cubrir los muebles y suelo de la habitación, a no ser que quiera estropear esas sandalias con taconazo que le acaban de enviar de Asos.

¿Ya lo tiene todo? Pues manos a la obra.

Es una obviedad decir que tener la ayuda de alguien lo hace más fácil y entretenido. En cualquier caso, lo puede hacer perfectamente sola y regocijarse con una prueba irrefutable de lo apañada que es usted.

Vamos por pasos, pues. Voy mostrando fotos del proceso.

1-Lo primero es lijar el mueble completamente. Si está pintado o barnizado le costará un poco más. Lije como si no hubiera mañana, hasta que vea la veta de madera natural sobresaliendo.

Si tiene molduras, colóquelas ahora en las zonas a embellecer, con unos clavos finos y largos y un martillo. Esto es opcional pero le da un toque si la línea es demasiado simple.

Una vez lijado, limpie el mueble con un trapo humedecido en agua y jabón neutro. Deje secar.

antes

2-Es el momento de emplear la cinta de carrocero para evitar manchar bordes, interiores y zonas que no desee pintar. Sea pulcra señorita.

3-Damos una primera capa de pintura, muy flojita. Siempre de arriba abajo y extendiendo bien para que no queden cercos.

Primera

 

4-Después de hacer esto, usted estará hasta el moño de pintar. Recoja los utensilios, limpie los pinceles, lávese el pelo y regálese un descanso de unas ocho horas para dejar secar la pintura (consulte instrucciones en el bote). Como en mi caso estamos hablando de un mueble enorme, repartí el trabajo en dos días y me fui a tomar unas cañas para retomarlo al día siguiente.

Nota*: Tuve que dormir en el salón por el olor a pintura. Ténganlo en cuenta, no se me vayan a intoxicar y me pongan una demanda millonaria.

5-Una vez seco, es hora de dar una segunda mano de pintura y dejar secar nuevamente. Unas horas son suficientes. Yo pinté también los tiradores en un tono gris perla (eran de madera natural).

segunda

6-Hecho esto, póngase unos guantes y comienze a raspar cuidosamente, con la lana de acero, las zonas a decapar. Idealmente los bordes, patas y molduras del mueble, que son las que suelen desgastarse de forma natural con el paso del tiempo. Raspe hasta que la pintura salte y se vea el detalle de la madera original.

Los guantes son importantes porque la cabrona de la lana, corta la piel. Vaya poco a poco y déjese llevar por la intuición. Es su momento creativo, disfrútelo. Usted es la Sofía Coppola de la decoración.

moldura2 PatasJPG

7. Coloque los tiradores en su lugar correspondiente. Queda muy bonito si le añade unos alzapaños a tono.

DSC01670

4485033251_1_1_3 5570033250_1_1_3 4473033706_1_1_3

8. Recoja el estropicio, limpie y dé esplendor.

¡Y voilá! Ya tiene usted su propio mueble decapado DIY.

El mío quedó tal que así. Mono, ¿no?

DSC01665DSC01669

Unas horas de sufrimiento y una eternidad de felicidad al contemplar lo bien que le ha quedado y lo poco que le ha costado.

Admírese de lo apañada que es usted, una y otra vez.

Calcule el importe total de la operación y compárela con lo que suelen cobrar por estos muebles tiendas de decoración como Homes in Heaven o Maisons du Monde. Por un armario como éste, están pidiendo entre 1.000 y 4000 €. El mío me salió por unos 150 € en total, y además lo hice yo.

armario1 armario2          ArmarioMissApañada

Qué, ¿apañado o no? Próximamente más tutoriales DIY para una casa cuqui.

Si lo prueban, me encantaría que compartieran el resultado en los comentarios o en nuestro grupo de facebook.

Gracias por pasarse, siempre. Mi único objetivo es embellecer sus casas y sus vidas.